Patrocinado por PHPDocX

Síguenos en Twitter

Buscar en WikilleratO
   

Los valores estéticos en la Historia de la Filosofía: subjetivismo, relativismo y Objetivismo.

De Wikillerato

Este artículo o sección necesita ser adaptado al wikiformato.
Puede que esto se deba a que faltan negritas o a que los títulos no están debidamente resaltados.
Cuando se haya corregido, borra esta plantilla, por favor.


A la hora de formular los juicios estéticos, existen varias posturas filosóficas:


1. Subjetivismo: "De gustibus non est disputando", que traducimos: "Sobre gustos no hay nada escrito". Se trata de una adaptación del relativismo individual; una obra es buena sólo si a mí me gusta.


2. Relativismo cultural: Los juicios estéticos se deciden por un grupo social o época estética. La sociedad entrena o educa a las personas en la consideración de ciertas cosas o costumbres como hermosas y otras como feas, si tenemos en cuenta el impacto y la globalización que adquieren estos modelos estéticos a través de los medios de comunicación social, veremos cómo se configura el gusto de una época.

El canon de belleza que tanto preocupa a los jóvenes, se transmite a través de los mensajes publicitarios que son el paradigma de la estética de nuestro tiempo. La vida se une con el arte en la producción y el consumo masivo, es el llamado arte de masas.

La deleitación de la música - reservada en otro tiempo a elites -, está hoy al alcance de todos, a través de la música popular industrial que suministra los modelos estéticos de identificación.


Esta sensibilidad se manifiesta en la aparición de subculturas juveniles, en las que la música ocupa un lugar central y que produce la aparición de identidades grupales, como fue el caso de los hippies, punkis, los raperos etc. La industria produce continuamente no sólo productos estéticos musicales o formas de vestir, sino también modelos humanos que los personifica, como el caso de Elvis Priestley, John Lennon; o de deportistas como Rafa Nadal, Fernando Alonso, Pau Gasol etc.


La publicidad es insustituible en la formación del gusto estético. Este triunfo de la estética puede entenderse como el triunfo de la vulgaridad, pues no trata de educar el gusto estético, sino de configurar un tipo de estética de masas que proporcione una utilidad o ganancias. Es decir, se utiliza o manipula el agrado o deleite de las personas, especialmente de los jóvenes.

Por este motivo, surgen dentro de la sociedad discrepancias y rechazos de determinados grupos que buscan otra manera de expresión y deleite estético.

Son precisamente estas reacciones las que nos llevan a afirmar el:


3. Objetivismo.

Es decir la objetividad de los valores estéticos, ya que podemos admirar una obra artística que no pertenezca a nuestra cultura ni al gusto estético de la sociedad en la que vivimos; podemos admirar el arte griego; o el hindú; o el africano; la Venus de Milo o el Monasterio del Escorial, las Meninas de Velazquez o las pinturas de Goya, no han perdido su valor estético aunque el gusto de la época haya variado; por el contrario, hoy las contemplamos con mayor admiración si cabe que en el tiempo en que fueron creadas. He aquí una de las pruebas de lo espiritual e inmortal en el arte, y a través de ellas podemos comunicarnos además y dialogar con otras épocas y otras inquietudes del alma humana.

Cargando feed...
 
ASIGNATURAS
MatemáticasFísicaQuímicaBiologíaDibujoHistoriaLengua y LiteraturaHistoria del ArteFilosofía
Creative Commons License
Los contenidos de Wikillerato están disponibles bajo una licencia de Creative Commons.
Pueden utilizarse y redistribuirse libremente siempre que se reconozca su procedencia.